Las embarazadas tienen mayor riesgo de sufrir luxaciones y esguinces

Durante el embarazo, la revolución hormonal explica la mayor flexibilidad de las articulaciones en las gestantes.
Así, por ejemplo, la relaxina,  relaja los ligamentos de la mujer antes del parto, para que la pelvis pueda abrirse ampliamente para permitir el pasaje seguro de la cabeza del feto, y la prolactina, que produce leche cuando la madre está amamantando, y también tiene un efecto relajante en las articulaciones.

A la hora de practicar ejercicios, es conveniente que la mujer embarazada limite los movimientos de gran amplitud ya que, debido a esta hiperlaxitud articular,  se corre mayor riesgo lesiones musculoesqueléticas y de las articulaciones ( luxaciones y esguinces).

El dolor de espalda al toser

Uno de los síntomas de la ciática es que el dolor en la parte baja de la espalda que se prolonga hasta la parte trasera de la pierna empeora al inclinarse, toser o estornudar.

El nervio ciático es el más extenso de todo el cuerpo y comienza en varios niveles de la columna vertebral, su función es transmitir impulsos nerviosos que nos ayudan a realizar la mayoría de nuestros movimientos. Dado a su recorrido y a su tamaño, el nervio ciático es vulnerable a la compresión, provocando en tal caso una inflamación y un gran dolor que  se caracteriza por ser agudo, el cual puede ser tan fuerte que es en ocasiones, hasta incapacitante para algunas personas.
Para que el tratamiento de la ciática sea efectivo se debe de hacer un diagnóstico para saber la causa de la ciática. 

¿Por qué me duele la espalda al respirar?

El dolor de espalda al respirar no es nada extraño. Probablemente, aunque siempre hay que consultarlo con un médico, sea debido a un espasmo muscular o tirón muscular.
 Cuando hay un espasmo muscular en el cuerpo, casi cualquier movimiento puede causar dolor en el área lesionada. Cuando una persona respira de forma profunda, hay un movimiento en la espalda y por lo tanto, la persona puede experimentar dolor.
En estos supuestos, habrá que recurrir la recuperación muscular. Si el dolor se convierte en crónico, además de analgésicos y antiinflamatorios habrá que acudir al fisioterapeuta, de forma que trate específicamente nuestra dolencia con masajes u otro tipo de técnicas pasivas.
Los ejercicios de de estiramiento también ofrecen gran ayuda.

Sufrí una lesión en el codo, ¿cómo puedo evitar que se vuelva a producir?

La lesión de codo aparece por un uso reiterado o un mal uso de esta musculatura. Debido a este sobreesfuerzo, el tejido conectivo sufre daños y micro roturas, con la consecuente inflamación.

Cualquier movimiento en el que la muñeca adopte una postura forzada puede derivar una  lesión de codo (jugar al tenis, escurrir una fregona, etc).

Para evitar que se vuelva a producir, sería conveniente potenciar la musculatura de la zona (epicondíleos-supinadores, pronadores, flexores (biceps) extensores (triceps).

Los ejercicios se pueden realizar con peso progresivo en series de 10 repeticiones como máximo.  Es muy importante realizar ejercicios de estiramiento antes y después, y acompañarlos de ejercicios de potenciación de muñeca.

Entradas populares

videos de pilates

Loading...